Crítica resumida

Flores

“...Las atemperaciones cromáticas de la pintura de Juan Francés y sus mesuras lumínicas son exponentes de su sapiencia y maestría, porque a pesar de ellas su vigoroso expresionismo no deja de ser jubiloso. No cabe mayor maestría en las conjugaciones cromáticas, ni mayor sapiencia al calibrar las alturas de las gamas tonales, que la que tienen las creaciones de Juan Francés. Por algo es uno de los mejores pintores expresionistas en el firmamento de la pintura española actual.”

 --- “...Todo el paisajismo, en bloque, de Juan francés, luminoso, graciosamente arbitrario en su rico cromatismo, temperamental, y armonioso en la conjugación de las gamas tonales, es comprobación rotunda de la inexorabilidad de la sentencia de André Lothe, cuando afirmaba, «la pintura no pretende convencer a nadie de la existencia de una verdad, sino comunicar sensaciones»". En su poder de comunicación radica precisamente la trascendencia de la obra de Juan Francés, puesto que, por medio del mismo, experimentan, los que la contemplan, el mismo gozo poético que experimentó el artista en el trance creador. Todo lo demás que puede decirse alabanciosamente del paisajismo de Juan Francés, referido a la luminosidad atemperada del mismo, o al acendrado «Vangoghianismo» de sus armoniosas arbitrariedades cromáticas, es simple añadidura de gracia a sus transcendencias cruciales...”

 --- “...En los paisajes de Juan Francés, así como en sus cuadros con interiores intimistas, se perciben concomitancias con la pintura de Van Gogh, que no son miméticas sino coincidentes. Lo extraño e inexplicable es que, la luz cegadora levantina, pueda haber incidido en la pintura de Juan Francés, de idéntica manera y con los mismos efectos que, lo hiciera en su día, sobre la pintura del tímido e iracundo holandés, la luz radiante pero tamizada de Arlés, en la Provenza francesa...

Antonio Cobos (Decano de la Asociación Española de Críticos de Arte de Madrid) [1998] 



Árboles de jardín. Óleo sobre tabla. 44x36cm. 2010

“...La obra de Juan Francés se centra en el entorno natural. Destaca la fuerza explosiva de su paleta, donde el color es el elemento esencial. Sus obras, audaces y personales, ofrecen paisajes libres y vivos, a los que el artista guarda siempre fidelidad. Lo que le importa a Francés es señalar y dejar la huella, hacer que el toque de sus colores sea incisivo. Los rojos vivos, los azules intensos, los violetas y los amarillos conforman un universo inigualable...”

---“...El pintor valenciano Juan Francés no puede, ni quiere, ocultar su procedencia levantina. Sus paisajes, rotundos y expresivos, están iluminados por esa luz única e irrepetible que es la mediterránea. Francés pretende, sobre todo, comunicar sensaciones, y lo consigue en sus exposiciones. Aunque posee un estilo inconfundible, se nota el influjo de Van Gogh en alguna de sus obras. A Juan Francés le apasionan las flores del campo, amapolas, lirios, girasoles y almendros, que pinta en su máximo esplendor y belleza...”

Periódico EXPANSIÓN. Madrid [16-12-94] 



Las tres fases de la rosa. Óleo sobre tabla. 22x30cm. 2009

“La obra de Juan francés se mantiene fiel a su tendencia y convicciones tanto en cuanto al color como en su estilo enérgico y de reminiscencias expresionistas. El paso de los años no ha transformado su ímpetu cromático, de fuertes tonos y atrevidas combinaciones. Los rosas, los violáceos y los amarillos continúan protagonizando la paleta de este artista temperamental y audaz. Su temática, con algunas variaciones, se centra en los elementos naturales, especialmente en el paisaje abierto y las flores como elemento fundamental. No obstante ello no evita que el autor también realice algunas incursiones pictóricas por el género del bodegón. Su pincelada es rotunda, firme, decidida; ello contribuye a ahondar ese carácter enérgico, incluso violento, que imprime a sus obras. Esta característica contrasta con el silencio y sosiego que conlleva su temática.”

 --- “... El trazo de su pincel acompaña al rigor y la fuerza de su paleta. Es un artista con genio y gran poder de decisión; no son pinturas suaves ni delicadas, son cuadros que impactan y que a veces resultan difíciles por su colorido, pero que son capaces de atraer la mirada del espectador...”

Periódico CINCO DÍAS, Madrid [10-12-94] 



Puesta de sol

“...Juan Francés es un artista valenciano que recorre en sus pinturas el trecho que hay desde los impresionistas a la fiereza cromática de Van Gogh sin caminos intermedios, si bien esta mixtura estilística puede llegar a coexistir en un mismo cuadro. Los paisajes y los bodegones se inventan a golpe de espátula; los troncos de los árboles reviven; los girasoles son astros que iluminan los campos y las amapolas ponen sus gotas de sangre en el verde de la campiña...”

Diario ABC DE LAS ARTES, Madrid [Diciembre 1994] 



Paisaje

“...Hay en éste expresionismo de Juan Francés bastante del levantino, con menos halagos a la naturaleza, con menos sensualidad. Donde Juan Francés se muestra en toda la pureza de su «levantinidad» es como pintor de flores, en las que ciertamente «vangoghea», pero en las que queda al margen suficiente del fulgor levantino para identificarse como hijas de su orilla mediterránea. Las flores de Juan Francés pugnan por escapar, y casi siempre lo consiguen, del canon algo solemne que siempre se le dio en la pintura al género, desde la canastilla con flores de Juan de Arellano, que parecen no librarse de su filiación de guirnaldas jesuíticas, hasta el pulcro «bouqué» de Odilon Redon. No se sabe por qué se quiso dar al género el orden que todavía tiene, como podemos ver en las cargas de geometría floral que ha pintado Diego Rivera. Las flores de Juan Francés son flores en libertad, naturaleza en libertad, flores que anima un soplo vital que es, en definitiva, el que anima a nuestra pintura levantina. Yo prefiero con mucho este Juan Francés de la paleta encendida y hasta agresiva a cualquier otro, porque tiene sobradas facultades de pintor...”

A.M. Campoy (Diario ABC de las Artes) [31-12-92]



Paisaje

“...Seguramente se inspira del natural, aunque luego carga de color el recuerdo y deja que se desboque el cromatismo como en un incendio en el que los rojos, los amarillos y los verdes son las llamas crepitantes. Sin embargo, la devoción impresionista de olivos, lirios, adelfas, almendros, girasoles y amapolas, coexiste con la empastada materia que organiza el ámbito alrededor de ese tornasolado florilegio en el que la composición está adecuada a la simbología tonal del color. Francés no puede negar su vinculación con los impresionistas, ni tampoco la luminosidad mediterránea y es otra de las claves de su pintura, porque, como aseguraban los escultores mediterráneos, con Arístides Maillot a la cabeza, “ellos modelaban la luz”, y Juan Francés eterniza sus paisajes más próximos con fruición apasionada...”

Carlos García Osuna (Diario YA. Madrid) [Diciembre 1992] 



Paisaje. Óleo sobre tabla. 30x22cm. 2009

 “...Nuevamente Juan Francés viene con su pintura contundente, sus paisajes de espíritu analizado, sus interiores íntimos, de tibieza humana, barcas melancólicas, flores con fobia de eclosión, colores candentes, arrebatados. Fuerza y fuerza, vigor y vigor; el martillazo sobre el lienzo en el que descubrir y poseer el misterio plástico. ¿Qué fibra mueve esa pintura? ¿Es la relación intencional con la técnica expresiva? Su pintura parece la dovela del arco cromático en tonos puros. No hay literatura en su obra. Su pintura, combinación de síntesis y objetivismo irreal, la despoja de anécdota, de recurso, desnudándola en vivencias biológicas eternas...

...El «campus» intelectivo y pasional en la plástica del autor, le sitúa en la eminencia de los grandes pintores, que tardíamente se les descubrió, luego, como genios...”

---“...La pintura que se realiza fundamentalmente cuando se siente, es decir, con la gestación precisa, sin la intención de la oferta y de la demanda, es lenta y tarda, con saboreo de confección, regusto del alma y prolongada contemplación exploradora, a través de su ciclo de creación. O sea, obra hecha con madurez artística. Juan Francés, pintor de prestigio, archiconocido por su calidad entre los propios artistas (que son quienes sancionan las obras) posee ese don divino de pasión, virtudes y conocimientos para lograr una obra óptima, en la que están incursos la genialidad, el arranque de lesión al lienzo, la visión, la retina espectro, el estilo caligráfico y la «difícil facilidad» que fluyen al pincel con marcada distinta personalidad. E instaura esa motivación espíritu-plástica llegada a su concepción, tan sólo, en el estado puro de gracia en el arte. La relación de los campos realidad-espíritu en la pintura está en razón directa, cualitativa y cuantitativamente con aquellos datos mencionados que informan la mente y el alma del artista. Y queda transfigurada aquella realidad en preocupación subyacente. Juan Francés impone en alguna de sus obras un cromatismo de signo contrario, pero deja puesta en ella el drama subjetivo, el vigor y la esencia. Su cuadro es el objeto normal, completo, que pasa inadvertido de tanta naturalidad y substantividad que hay vertidas. Y se puede decir que la fórmula de su técnica implanta comportamiento de severa y profunda entraña. Revela las riquezas de color y forma con la austeridad y honestidad de toda obra señera."

Manuel Real Alarcón (de la Academia Europea de las Artes de París. Presidente de Arte Actual)



Vaso de agua. Óleo sobre tabla. 23x17cm. 2009

“...El sentido violento, casi febril, que el pintor Van Gogh sentía por el color, tiene en la pintura de Juan Francés un equivalente en lo que respecta a la sensación, a la impresión casi humana de las formas a las que se quiere dar voz de existencia; formas de la Naturaleza todas, ya sean flores, arbustos, perspectivas. Lirios, cardos, amapolas se entremezclan con aisladas casas entre campos solitarios y bajo atmósferas de tormentas sentimentales como estados de ánimo que el paisaje transmite al pintor. Todo está convulso como si un torbellino fuera a derribarlo. Buen dibujo que mantiene el orden del conjunto, lo que demuestra el buen oficio que tiene el pintor en su obra audaz y personalísima...”

E.F. Periódico LA NACIÓN, Madrid. [27-11-1991]


 “...Su color, sus luces (que no son las tópicas de buena parte de la pintura levantina), su materia y su excelente dibujo le convierten en un artista de fácil acceso para los aficionados a la pintura al aire libre...”

 “...Son paisajes de gamas atrevidas, de cielos terribles a veces, de un expresionismo domeñado siempre por la línea creadora, por el perfil que todo lo encierra y, al mismo tiempo, todo lo libera. Un expresionismo al que aludía Carlos Sentí cuando escribió que Francés “gusta de deliberadas exageraciones que ponen un acento, una nota de expresionismo sobre toda la composición”. Como un desafío (acaso a sí mismo). Juan Francés incluye en este conjunto girasoles y lirios para demostrarse (y demostrarnos) que cada pintor, es capaz de enfrentarse a temas «agotados» por los grandes maestros sin que su aportación propia desmerezca...”

Javier Rubio , Diario ABC. [4-1-90]



Músicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 “Juan Francés es un artista temperamental. Capta como sin querer –como las estrellas brillan-, y transmite y emociona con su amplia sensibilidad.

Santiago de Santiago (Escultor) [1972]



Amapolas. Óleo sobre tabla. 33x22cm. 2010

“...Juan Francés es un pintor valenciano que fuera del costumbrismo tan en uso y de paisajes seriados, se ha afanado para encontrar el sol y desde sus rayos vivificadores alimentar el calor, y los colores que son los que comunican sensaciones de tanta variedad. Campos de amapolas, rojas a reventar, margaritas virginales, verdores con la fuerza de un ciclo que nutre para que los pálpitos sigan: «Geranios», «Lirios», «Cerezos en flor» o «Tierras rojas con almendros», son títulos de unos cuadros que afirman los latidos de la creación en su mejor galanura. Y es que Francés tiene recursos y mantiene su ilusión. Recursos fundamentales como el dibujo que esboza y perfila, que une, armoniza y hace temario; los procedimientos pictóricos que son manipulación inteligente de la materia, la coloración y los efectos especiales desde una realidad emocional que siempre impone su estilo. Por eso hay tantos grados, tantas intensidades, tanta fuerza en sus panoramas territoriales, en la flora y en sus espacios consecuentes...”

Semanario de Arte EL PUNTO, Madrid. 



Enlaces / Links

Obras y reproducciones disponibles

Works and reproductions available

Artelista
Arteinformado
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2012 © Octavi Ballester — Juan Francés